El teatro se puede decir que tuvo su origen en Francia, y de esto queda mucha evidencia, ya que si se visitan las ciudades más importante de este país, como lo es Paris, se puede evidenciar una gran cantidad e edificaciones que en pasado fueron sedes de teatros, algunas hoy cumplen la misma función.

Y es que el teatro tuvo una época de oro en Francia, y es que de todas partes del mundo venían personas solo a disfrutar de las maravillosas obras que se montaban en escena en este país, lo cual hizo que su fama creciera, y que muchos consideres que el mejor teatro era el francés.

Una actividad que a muchos conquisto

El teatro en Francia se hizo famoso, porque era muy diferente a lo que hasta ese momento se había conocido, personas en un escenario interpretando a otros personajes, también cantando y bailando, y es que poco a poco en el teatro francés se fueron incorporando nuevos elementos, como el vestuario, el maquillaje, escenarios elaborados que eran impactantes a la vista.

Porque definitivamente el teatro atraía, y con casa nueva obra, se creaba mucha incertidumbre por las personas por ir a verla, hasta que se hizo una costumbre en la sociedad francesa, como la costumbre de tener en sus casas elementos de seguridad sofisticados que recomendaban los cerrajeros profesionales de la época para estar protegidos.

Y es que si algo no ha cambiado entre la Francia de la época del esplendor del teatro, y la actual, es que en ambas la seguridad de los bienes era importante, y ya existían quienes se encargaban de ello, los cerrajeros, los cuales siempre son necesarios.

Era una forma segura de entretenimiento y socialización

El teatro en Francia, en su pleno apogeo, en los siglos XVII y XVIII este teatro era famoso y gozaba de una calidad insuperable, y es que aunque en todo el mundo se extendió, solo el teatro francés era considerado como el mejor, y muchas personas viajaban a Paris solo a vivir la experiencia.

Pero es que el teatro no era solo entretenimiento, como quizás lo es hoy, sino también era una forma en que las personas socializaban, era una manera de cortejar a una mujer incluso de hacer negocios, y de demostrar clase y poder, ya que llego una época en donde solo las personas de la alta sociedad iban al teatro.

Claro que cuando se iba al teatro también se aprendía, porque entonces los argumentos de las obras empezaban a ser cada vez más cultos, que solo las personas que tenían educación, podían entenderlas, pero también el teatro en esta época era cada vez mas presuntuoso, lleno de brillos y de demasiados elementos que demostraban que era un entretenimiento para ricos.

Aun hoy mantiene su esplendor

Quizás el teatro francés ya no sea el mejor del mundo, pues en otros escenarios hay obras que son de muy buena calidad y que llaman la atención de los fanáticos de esta manifestación artística, pero la realidad es que Francia sigue teniendo teatros estupendos, y en ellos se presentan obras de este país, y también invitados de otras famosas compañías de teatro del mundo entero.

error: Content is protected !!